receta de Refollaus o tortas de Ayerbe

Mes a mes en este atípico año hemos viajado virtualmente a las comunidades de España gastronómicamente hablando con nuestro reto #UnPaseoPorEspaña. Este mes de julio nos quedamos cerca en nuestro viaje pues nos toca descubrir recetas de nuestra comunidad, Aragón.
Al igual que el resto de comunidades, Aragón es rica en recetas que han pasado de padres a hijos y se siguen cocinando en nuestras casas. Yo he querido viajar hasta la provincia de Huesca a un pueblo que se llama Ayerbe, en la Hoya de Huesca donde son típicos los refollaus o tortas de Ayerbe, pues llevaba tiempo queriendo hacerlas. Este dulce es como un dobladillo de forma octogonal que se llama refollau, palabra que viene de la tabla aragonesa que significa hoja, por la delgadez de la masa.
He tomado prestada la receta de Pilar del blog "per sucar-hi pa".

Que receta aragonesa habrá preparado Paula ??



INGREDIENTES:
- 250 gr. harina
- 150 ml. de agua
- 10 ml. de aceite
- 10 gr. de azúcar
- una pizca de sal
- 5 gr. de levadura fresca de panadero

PREPARACION:

    1. Calentamos un poco el agua y mezclamos con la levadura fresca, aceite y azúcar.

    2. En un bol mezclamos la harina con la sal, hacemos un hueco en el centro y vertemos la mezcla de harina anterior.

    3. Amasamos hasta obtener una masa fina y elástica.

    4. Ponemos aceite en un bol y dejamos reposar la masa, tapada con film hasta que doble su volumen, aproximadamente 2 horas.

    5. Una vez haya doblado su volumen dividimos la masa en cuatro porciones y las estiramos con el rodillo en forma redonda, muy finas.

    6. Pincelamos la masa con aceite de oliva y espolvoreamos con abundante azúcar.

    7. Doblamos la masa desde afuera hacia dentro pero sin llegar al centro, superponiendo un doble encima del otro.

    8. Dejamos levar la masa, tapada con film, unos treinta minutos. Mientras precalentamos el horno a 220º.

    9. Una vez levada la masa pincelamos con aceite y espolvoreamos con azúcar.

    10. Horneamos en la parte baja del horno durante unos veinte minutos, que queden doradas.

    11. Las sacamos del horno y dejamos enfriar.



Estas tortas son deliciosas y crean adicción , al menos a mi, no he dejado que se enfriaran del todo y la verdad que así templadas son buenísimas y acompañado de un cafe o te con amigas ya es "el no va mas".
Si te gusta la repostería de siempre, prueba ha hacerlas y ya me cuentas.

El mes de agosto no publicaremos, nos tomamos el mes de descanso. Nos vemos de nuevo en septiembre.
Que disfrutéis del verano !!




0 comentarios

Publicar un comentario

Muchas gracias por vuestros comentarios,me ayudan a seguir adelante.
Me encantaría si visitas mi blog que me dejaras un comentario, prometo contestar.